Error
  • XML Parsing Error at 1:444. Error 4: not well-formed (invalid token)
Imprimir
PDF

Historia

RESEÑA HISTÓRICA
La Institución Educativa SEMINARIO CONCILIAR “SAN JOSÉ”, propiedad de la Diócesis  de Santa Marta ofreció a la Comunidad Educativa del Magdalena sus servicios un 19 de marzo, fiesta de San José, del año 1945. La Diócesis de Santa Marta era dirigida por Monseñor Joaquín García Benitez y  el primer rector de la Institución fue Juan Félix Londoño, presbítero de la Comunidad Vicentina.
El Seminario Menor fundamentaba su formación con el pensum del Bachillerato Clásico exigido por el Ministerio de Educación Nacional y con asignaturas propias a la fundamentación y preparación vocacional. Hasta el año 1965 el último curso realizado era 5° de Bachillerato, ya que a partir de allí se ingresaba al Seminario Mayor para cursar estudios especializados de Filosofía y Teología.
Dentro de este marco la Institución adquiere la aprobación de estudios # 901 del 19 de marzo de 1959, la cual ratifica la Resolución del 17 de octubre de 1957, que había aprobado los estudios de 1° a 4° de Bachillerato. Se le daba pues legalización a la Institución para otorgar título de Bachiller. Sólo hasta 1966 se otorgaron los primeros títulos de Bachiller.
Dada la crisis vocacional de los años 60 y 70, más la creación del Seminario Metropolitano de Barranquilla, llevan a la Comunidad Vicentina (sacerdotes de San Vicente de Paul, quien regentaba hasta la fecha todo el Seminario) a reflexionar sobre la positividad de su quehacer ya que sus objetivos claros eran formar y preparar vocaciones sacerdotales y no dedicarse a la formación específica como colegio que en último término era el fin visible que se preveía.
A finales de 1978, precisamente en el periodo de adviento y natividad del Señor, se consolida un proyecto visionado con anterioridad por parte del Consejo Episcopal de la Diócesis de Santa Marta y ratificado por el obispo de entonces Monseñor Javier Naranjo Villegas. Este proyecto produjo la suspensión del Seminario Conciliar “San José” como tal, y su apertura definitiva a la comunidad estudiantil de Santa Marta como colegio formal que ofreciera las mismas oportunidades curriculares de los estamentos educativos nacionales, pero con la ventaja de brindar una formación cristiana católica y una educación humanística integral.
La renuncia de los padres vicentinos a continuar en el proceso educativo formal, le permite a Monseñor Javier Naranjo Villegas hacer realidad el proyecto educativo de apertura y fue así como en diciembre de 1978 ordena al sacerdote Luís Alberto Rada Campo para que realice el empalme con el rector de entonces, padre Francisco Salamanca.
Realizado el proceso de empalme comienza una nueva era para la Institución de apertura, proyección y asentamiento en la Comunidad samaria, que inicia el 15 de enero de 1970.

(1979-1984)
PERIODO DE TRANSICIÓN
En 1978, el obispo de la época Monseñor Javier Naranjo Villegas ordena se realice el empalme entre el rector del menor, padre Francisco Salamanca de la comunidad Vicentina y el futuro rector del nuevo colegio, presbítero Luis A. Rada Campo. Realizado el proceso de empalme, nuestra institución inicia sus labores como colegio el 20 de enero de 1979, siendo su primer rector el presbítero Luis A. Rada Campo. La nueva misión pedagógica y labor apostólica de la iglesia exige a la nueva administración una amplitud en la aceptación de los nuevos jóvenes aspirantes, y a establecer criterios claros en la integración de los seminaristas con los nuevos aspirantes y adaptación a las exigencias especificas del ministerio de educación nacional, identificando los nuevos principios pedagógicos y objetivos generales de la institución de acuerdo a las necesidades de la juventud samaria. Se inicia un 4 y 5 de primaria, básica secundaria y media vocacional. La primera administración es apenas de 6 meses ante la renuncia del presbítero Luis Rada Campo en el mes de julio; nombra entonces Monseñor Andrés Naranjo Villegas, al reverendo padre Francisco Bedoya Bedoya. Como rector de la institución quien se posesiona el 3 de Agosto de 1979, puede decirse que a partir de este momento la institución tiene toda la línea conductual que la ha caracterizado hasta el presente.

 

PERIODO DE TRANSICIÓN (1979 – 1984)
La nueva misión pedagógica y labor apostólica de la iglesia exige a la nueva administración una amplitud en la adaptación de los nuevos jóvenes aspirantes, y a establecer criterios claros en la integración de los seminaristas con los nuevos aspirantes y aceptación a las exigencias específicas del Ministerio de Educación Nacional, identificando los nuevos principios pedagógicos y objetivos generales de la Institución de acuerdo con las necesidades de la juventud samaria.
La primera administración e s apenas de 6 meses ante la renuncia del presbítero Luís Rada campo en el mes de julio; nombra entonces Monseñor Andrés Naranjo Villegas, al reverendo padre francisco Bedoya Bedoya.

 

VISIÓN DE LA INSTITUCIÓN (1985 – 1990)
Los proyectos educativos institucionales empiezan gestarse en el año de 1985, cuando la Comunidad Educativa, a través de la evaluación institucional, ve la necesidad de implementar un proyecto que permita visualizar el perfil del alumno diocesano y precisar la formación del joven, para hacerlo competente en su futuro contexto social.
Se concreta el perfil del alumno en los siguientes valores: Religioso, investigador, Creativo, Culto, Promotor comunitario, Responsable y Autónomo.

 

HACIA LA RENOVACIÓN CURRICULAR (1991 – 1995)
DE 1985 a 1990 se complementa el Proyecto Educativo con la renovación Curricular. La institución es seleccionada como Centro Experimental Piloto de este proceso, mediante resolución  No 111 de marzo de 1988, a partir de entonces se pretende buscar una metodología específica que responda a  las exigencias y expectativas pedagógicas propias de la Postmodernidad.

 

PROPUESTA PEDAGÓGICA PARA EL NUEVO MILENIO (1995 – 1998)
La Ley General de Educación 115 de 1994 validó las prácticas pedagógicas del Proyecto Educativo de la Institución  y permite incursionar con mayor autonomía dentro de la dinámica de la Innovación Curricular y facilita configurar el actual Proyecto Educativo Institucional titulado: CALIDAD HUMANA PARA UN NUEVO MILENIO.
Este PEI está fundamentado en los Principios de la Iglesia Católica Latinoamericana, los Postulados de Humanismo Científico, las Propuestas Curriculares del Ministerio de Educación Nacional, la estrategia de la Calidad Total y la Metodología de las Tres C.
En el año 1997 se hace el cambio de nombre del colegio por Diocesano “San José” para diferenciarlo del antiguo seminario.

 

APERTURA EDUCATIVA (1999 – 2005)
Las dimensiones y las potencialidades humanas cobran relevante importancia y todos los procesos se basan en la Eficiencia y la Calidad Humanas, por este motivo la gran celebración de la efemérides gloriosa de los 20 años, en 1999, se recordará como una de las más emotivas y de gran calidad: Conferencias Especializadas, Galería Histórica, Eucaristía Solemne, Noche de Gala, etc. A esta edad de 20 años el Colegio Diocesano tiene su primer hijo que es el Colegio San Francisco Javier en la urbanización Garagoa.

En esta etapa se aplican los Cuatro Pilares de la Educación, la Evaluación por Competencias impulsada por el ICFES, los Lineamientos Curriculares de las Áreas y los Estándares de Calidad Educativa emanados por el Ministerio de Educación Nacional en las versiones 2002 y 2003.
La Institución mantiene su imagen de liderazgo académico y disciplinario a pesar de la repentina y dolorosa desaparición  de su guía espiritual, Monseñor Francisco Bedoya Bedoya, quien falleció en Medellín, su ciudad natal, causando un gran impacto de dolor, desolación y desconsuelo en cada miembro de la Comunidad educativa Diocesana. El Excelentísimo Señor obispo Ugo Puccinni Banfi designa al padre José Herminzul Bolívar Hurtado para dirigir la Institución por 2 años.


A mediados del año 2004 es designado como rector el presbítero Wilman Alfonso Fernández Guerrero. Bajo su dirección, la Institución Educativa amplió la cobertura a la sociedad samaria pasando de 850 estudiantes a 1200 y se creó  el nivel de Preescolar. Los grados pasaron de 2 a 3 cursos y la planta docente también se amplió. Así mismo se impulsó el Proyecto de Bilingüismo  incrementando las horas de inglés y se estableció el convenio con la Universidad del Rosario para favorecer a los alumnos con alto desempeño en las Pruebas de Estado Icfes. El padre Wilman Fernández Guerrero dirigió el colegio hasta mediados del año 2006.